Metodología Design Thinking y Pensamiento Visual
margen
Metodología Design Thinking

Metodología Design Thinking y Pensamiento Visual

¿conoces la metodología Design Thinking? ¿te gustaría descubrir una técnica creativa para resolver problemas? ¿y si tal vez el Design Thinking y el pensamiento visual trabajan en armonía?

Si lo que buscas es resolver problemas propios o de tus clientes, y en general innovar, está claro que la clave está en potenciar el pensamiento visual…

Pero… ¿quieres algo más concreto? ¿alguna metodología para desarrollar productos y servicios que solventen problemas?

Puedes empezar por metodologías sencillas para abrir la mente como el simple SCVID de Dan Roam…
… o optar por algunas otras técnicas creativas más complejas y elaboradas, pero que también se valen del pensamiento visual como la que ahora te presento, el Design Thinking.

Esta metodología Design Thinking te será útil para el desarrollo de productos y servicios, para mejorar procesos de trabajo, o para definir con éxito modelos de negocio.

Pero… ¿qué es eso del Design Thinking?

El Design Thinking es una metodología que te facilita encontrar soluciones innovadoras a las necesidades de las personas, mediante la creación y/o modificación de productos/servicios que realmente las satisfagan de manera eficaz.

La metodología Design Thinking está centrada en el proceso de diseño, más que en el producto final.

Su origen se remonta a los años 70 entorno la Universidad de Stanford de modo teórico, y desarrollado a nivel de negocio por la consultora IDEO. A día de hoy, su CEO Tim Brown sigue siendo un referente y precursor de esto que llaman el Design Thinking.

El Design Thinking, o literalmente traducido “Pensamiento de Diseño” no deja de ser un modo de presentar a modo de metodología una forma de iterar en la búsqueda de soluciones basada en la lógica, análisis y observación.

En definitiva, no es algo nuevo, ya que representa cómo pensamos los diseñadores, ingenieros, arquitectos,… y en general profesionales del conocimiento, para innovar y ofrecer soluciones a los problemas y necesidades reales del mundo.

Si das formación pásate por aquí –> Design Thinking para docentes: ver con los ojos de tus alumnos

¿ y qué es la metodología Design Thinking resumida en una frase?

El Design Thinking es una buena herramienta para intentar dar una solución creativa a un problema.

¿y qué tiene que ver el Design Thinking con el Pensamiento Visual?

Ambas sirven para resolver problemas y potenciar la innovación, pero precisamente porque la metodología Design Thinking se apoya en lo visual como parte de sus técnicas para lograrlo.

El objetivo es pensar más claramente, y con ello más creativamente, con la finalidad de convertir las ideas en realidad.

Si quieres que te avise de otros recursos como estos, y además acceder a más información sobre los conceptos del pensamiento visual, te invito a suscribirte para no perderte nada.

¡Ok, me apunto!

Durante el proceso se desarrollan técnicas con un gran contenido visual, por lo que consigue poner a trabajar a nuestros dos cerebros: creativo y analítico. El resultado son soluciones innovadoras.

Veamos las 5 fases de la metodología Design Thinking para comprenderlo mejor, remarcando que no se trata de una metodología lineal aunque a priori así se establezca:


EMPATIZA

Se trata de comprender y observar a las personas a las que vamos a ayudar con nuestro diseño a modo de producto o servicio que satisfaga sus necesidades.

¿cuales son sus necesidades y problemas sin resolver?

Sería sensibilizarse y empatizar para comprender y conocer mejor qué realidad experimenta nuestro público objetivo en el día a día, a diferencia de técnicas tradicionales como investigaciones de mercado. Ver con sus propios ojos qué es lo importante para ellos y cuáles son sus actitudes únicas en su contexto propio, mediante la observación.

También recopilar información, llegando incluso a tener una escucha activa al realizar entrevistas que nos aporten más información.

¿qué mejor modo aquí que aplicar el pensamiento visual mediante un buen uso de Mirar y las 6 maneras de ver?

De este modo podremos mejorar la observación, empatizar en los puntos claves, y de cara a la siguiente fase de metodología Design Thinking, poder manejar y sintetizar toda esa información.


DEFINE

Hay que empezar ordenando toda la información que fruto de la observación detenida hemos generado en la anterior etapa, mientras tratábamos de comprender mejor a nuestros clientes y sus necesidades.

Tienes que filtrar y seleccionar del mejor modo la información más relevante que te conduzca hacia los objetivos que te has marcado al aplicar esta metodología.

Pero lo más importante, es que seas capaz de concluir esta fase definiendo cuáles son los posibles problemas del producto o modelo de negocio que estás evaluando.

La clave para encontrar las soluciones a un problema, es comprender y definir correctamente ese problema, esa pregunta a la cual quieres dar respuesta.

Tal vez te ayude a comprender lo importante de definir bien el problema la siguiente frase de Einstein:
“Si yo tuviera una hora para salvar al mundo gastaría 59 minutos definiendo el problema y un minuto encontrando las soluciones.”

Aunque no forma parte de la metodología Design Thinking propiamente, en estas primeras fases creo que te puede ayudar aplicar y conocer el diagrama de Pareto, o más ampliamente el Método Tim Ferriss para aprender más rápido.


IDEA

En esta tercera fase se inicia propiamente el proceso de innovación y de diseño buscando la generación de ideas sin limitar ninguna en primera instancia.

¡Empieza a imaginar e idear sin límite!

A veces, las ideas más estrambóticas son las que generan soluciones visionarias.

¿y si no te consideras creativo?

Sencillamente céntrate en realizar las fases anteriores del mejor modo, siendo empático y observando a tu cliente en su día a día, para en esta fase aplicar herramientas y técnicas de innovación y ordenación de la información: brainstorming, card sorting, croquis, mind maps, storyboards, SCVID,…

Esta fase estará en constante evolución, alternándose con las siguientes en un ir y venir, iterando como en la metodología Lean Startup que quedaría enmarcada coincidiendo con estas mismas 3 últimas fases.


PROTOTIPA

Trata de generar valor materializando de algún modo las ideas generadas en la fase anterior, para poder ver, sentir y tocar.

Puedes empezar sencillamente materializando al dibujar tus ideas y conceptos tal y como promueve el Visual Thinking, hasta llegar a realizar presentaciones, vídeos animados, storyboards, o incluso prototipos y objetos varios con materiales como cartón y plastilina…  o hasta software especializado y la impresión 3D!

El objetivo es crear elementos con los que tú, tu posible equipo, y finalmente el usuario final en la siguiente fase de la metodología Design Thinking pueda interactuar, para que entre todos respondamos preguntas y nos acerquemos a una resolución.

Al materializar las ideas, las hacemos visibles, y con ello podemos más fácilmente identificar errores y evaluar alternativas. Aquí es importante tener siempre presente “literalmente” a nuestro cliente con al menos un dibujo que lo represente.

La finalidad de esta fase de la metodología Design Thinking, es convertir los pensamientos en objetos visibles e incluso físicos y palpables, aunque estos sean conceptuales.

Es importante poder visualizar para compartir así mejor las ideas, y en definitiva facilitar su comprensión… aunque para empezar sólo sean unos “post-its” en una pared con la “idea” escrita y tu cliente dibujado 😉


TESTEA

Esta fase de la metodología Design Thinking sirve para probar nuestros prototipos con los usuarios implicados en la solución que estemos desarrollando, para que nos den su feedback y comentarios.

¡Hay que dejarles “jugar” con las creaciones a modo Lean Startup!

Ofrece los prototipos sin instrucciones para que ellos solos descubran sus posibles usos y modos de funcionamiento.

Esta última fase es muy importante, porque te ayudará tanto a descubrir los puntos débiles a resolver, como las virtudes a potenciar.

Lo ideal sería que esta fase se realizara en el contexto final y real del cliente, para observar más verídicamente los éxitos y fracasos del producto o servicio evaluado.


Si das formación pásate por aquí –> Design Thinking para docentes: ver con los ojos de tus alumnos

A lo largo de las 5 fases de esta metodología Design Thinking, volviendo de una a otra según las circunstancias propias del proceso, poco a poco evolucionarás tu idea hasta convertirla en la solución que estabas buscando, y que tu cliente realmente necesita.

Te recomiendo ver la charla TED de Tim Brown.

Si quieres saber un poco más sobre el pensamiento visual, suscribete gratis a la web para no perderte nada, y poder así acceder a la zona privada formativa con el ABC del Pensamiento Visual.

¡Ok, me apunto!

 

.

Si te ha gustado, ayúdame a difundirlo por las redes sociales. ¡gracias! 😉

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Share This